viernes, 6 de febrero de 2015

Cuando el preso sale de la cárcel

En la mayoría de los casos transcurre más de un año desde que el preso partió de España hacia un país desconocido, donde cometió un delito que lo ha mantenido en prisión en unas condiciones de vida muy duras, más de lo que nunca imaginó.  Pero aunque parezca que no va a llegar, llega. Llega el día en el que el preso sale de la cárcel y nuestra experiencia nos señala que requieren una atención especial. Si durante su estancia en prisión la familia ha estado atenta, cuidándole, atendiéndole en la medida de lo posible, cuando el preso sale de la cárcel, no se pueda bajar la guardia.

Han sido meses, e incluso años, muy difíciles, lejos de la familia, viviendo en una situación de conflicto permanente, sin orden, sin unas condiciones de salubridad aceptables. Esas condiciones de vida pueden generar ciertas patologías. Las más frecuentes son: Cuadros de ansiedad, depresión y trastorno por estrés postraumático. Es por ello que aconsejamos la atención de especialistas. Profesionales de la atención psicológica y/o del acompañamiento emocional, que puedan hacer una valoración seria y rigurosa, elaborar un diagnóstico e intervenir en caso de ser necesario. En función de la sintomatología manifiesta los profesionales elaborarán protocolos de actuación que faciliten la disminución de la intensidad de dichos síntomas.



Además de la atención psicológica hay que atender la realidad social del preso. Recuperar su red de amigos, su medio de vida, su tiempo de ocio. Son elementos fundamentales para volver a una realidad plena fuera de prisión. Los trabajadores sociales de la comunidad podrán  proponerle una amplia bolsa de recursos disponibles en su entorno más próximo que impulse su reinserción y su rehabilitación psicosocial. Facilitarle su entrada al sistema sanitario, a los servicios sociales de atención primaria, a técnicos de inserción laboral, al sistema educativo o incluso a grupos de autoayuda o a asociaciones de ocio y tiempo libre.



En ADE contamos con una red de profesionales que sabrán cómo actuar. Tenemos experiencia y sabemos que una buena atención tras la salida de prisión puede evitar un nuevo delito y ayuda a recuperar una vida normalizada. La libertad asusta, hay que saber gestionarla y a menudo las familias y los amigos descuidan este aspecto. Desde ADE queremos insistir en la importancia del mismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario